HD dibuja…


La imagen invertida…

Lo conocido no parece conocido cuando se ve cabeza abajo.

Por automatismo asignamos a todas las cosas una parte superior, otra inferior, etc. y nos identificamos con esta escena en todas las situaciones. Así,  podemos reconocer las cosas, nombrarlas y clasificarlas, relacionándolas con recuerdos y conceptos guardados en el rígido de nuestra memoria.

Cuando una imagen se ve cabeza abajo, las relaciones visuales no concuerdan. El mensaje es extraño, y el cerebro se confunde. Vemos las formas y las zonas de luz y sombra pero nos cuesta reconocer la escena. Vista al revés, hasta una cara conocida es difíciles de identificar.

Te proponemos ahora un ejercicio para estimular al hemisferio diestro a tomar el control de la percepción.

El dibujo invertido…

Elegí una foto o dibujo que quieras como el del ejemplo…

(Retrato de Igor Stravinsky. Pablo Picasso)

Intentá dibujar la imagen que elijas invertida como está, tal como se .

Es importante que tengas en cuenta algunas cosas…

1. El ejercicio debe tardar entre 30 y 40 minutos como máximo y es aconsejable usar un despertador para no ocuparse del tiempo (que es una función del hemisferio izquierdo).

La idea es no desconcentrar al hemisferio derecho en su tarea. (No des vuelta el dibujo hasta que haya terminado.)

2. Mirá la imagen invertida que vas a copiar durante un minuto, observando los ángulos, líneas y formas… cada detalle.

3. Empezá a dibujar por arriba copiando cada línea. Tratando de no pensar en lo que son las formas, y evitando cualquier intento de reconocer o nombrar las partes.

4. Una vez que empezaste, el interés pasa por las relaciones entre las líneas. Sin pensar más que en el dibujo, el hemisferio izquierdo se habrá desactivado mientras que el derecho estará en funcionamiento.

Todo lo necesario para dibujar la imagen está en la imagen. Ahí está toda la información, facilitando la tarea.

5. Cuando termines y dés vuelta el dibujo, probablemente te sorprenda lo bien que ha quedado.

.

Algunas conclusiones…

Cómo se explica esta habilidad para el dibujo, cuando hemisferio izquierdo ha sido desactivado?

Una explicación posible del ilógico resultado es que el hemisferio izquierdo rechazó la tarea de procesar la imagen invertida. Al confundirse por la imagen invertida y poco familiar e incapaz de nombrar, se desactiva y dejando las funciones a pleno para el hemisferio derecho.

Cuando activamos el hemisferio derecho, uno es inconsciente del paso del tiempo; el tiempo que se pasa dibujando puede haber sido largo o corto, pero uno no lo sabe hasta que pregunta que “hora es?”. Si había alguien cerca y nos hablaba, seguramente no pudimos entenderle nada, o no queríamos ni escucharlo. Puede que hayamos escuchado algún sonido pero sin claridad.

Este estado es agradable, podemos dibujar sin tener noción de los espacios ni del tiempo. Pero existe una ventaja fundamental: el traspaso de “izquierdo a derecho” nos libera a uno por algún tiempo del dominio verbal y simbólico propio del hemisferio izquierdo, aliviando la mente.

Esto puede explicar algunas prácticas muy antiguas, como la meditación y los estados auto-inducidos de conciencia alterada que se logran mediante el ayuno, cantos rituales, etc.

Dibujar con el hemisferio derecho induce un estado alterado de conciencia que puede durar horas y horas y horas… produciendo un estímulo creativo muy satisfactorio.

.

Anuncios

Una respuesta

  1. Pingback: cuarto lúdico |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s